Se hace camino al andar.....

Se hace camino al andar.....
Se hace camino al andar......

martes, 22 de mayo de 2018


¿Cuánto vale mi idea?

Después de conversar un rato con un emprendedor que acabo de conocer, que me ha contado con entusiasmo un proyecto que tiene en mente y que después de explicárselo a sus amigos y conocidos le han dicho que es acertado. Me cuenta que ha hecho algunas averiguaciones sobre el mercado y ha desarrollado el servicio que  quiere ofrecer, pero a partir de aquí empieza a preguntarse por qué a los demás, y especialmente a los posibles inversores, no les atrae tanto como a él mismo, al que le ve todas las ventajas. La primera cosa que habitualmente preguntas en estos casos es, en que puedo ayudarle, como cree que puedo hacer algo por él. Generalmente la respuesta siempre es la misma. Necesito un inversor para…….. Llegados a este punto siempre me gusta volver atrás para centrarnos nuevamente en la situación.

Tendemos a confundir dos términos. Cuando hablamos y explicamos que tenemos una idea, más o menos elaborada, decimos que tenemos un proyecto. Cuando lo único que realmente tenemos es una idea, que sin ninguna duda puede ser muy buena, pero que todavía no es nada más que una idea. Ideas tenemos muchas cada día, pero lo que hace las ideas diferentes y sobre todo consistentes es su ejecución.

En general es más fácil tener ideas que proyectos porque las ideas se generan solas en el entorno de las temáticas y sobre las habilidades en las que hemos sido adiestrados anteriormente. En este momento las ideas no valen nada. Son un punto de partida para empezar a realizar el proyecto, que si lo pensamos bien, no es poco. Las ideas empiezan a tener valor cuando se ponen en movimiento y es entonces cuando poco a poco se convierten en proyecto. El proyecto toma forma cuando tu idea, además de ser tuya, vas a compartirla con quien te ha de comprar y ves según el modelo de negocio que hayas decidido, si tiene posibilidades de progresar y en cuanto tiempo.

El proyecto es la idea  en movimiento. Es el camino que te acerca al consumidor y que facilita su introducción en el mercado a través de un modelo de negocio adecuado para el consumidor para quien hemos diseñado el producto o servicio.
Es muy importante recorrer este camino i recorrerlo bien y rápido porque para emprender el tiempo que va desde la idea a la primera factura es uno de los elementos determinantes del éxito del proyecto. Ya estas tardando……empieza ya!!
Lluis Godayol Gene
INpulsaempresa


miércoles, 11 de abril de 2018


Pocas frases he leído que definan tan bien la realidad de la decadencia de las empresas. Si de algo no nos damos mucha cuenta es que en el mundo empresarial, lo que no crece se hace pequeño y que para crecer debes mantenerte fuera de la zona de comfort.

"Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final esta cerca"

                                                                  Jack Welsh

                                                                                                             (1935-      )


A demás esto nunca ha sido tan verdad como ahora. La innovación nos ha traído multiples oportunidades pero también una exigencia, ser capaces de mantener nuestro negocio en modo innovación. Aún hay quien piensa que en su mercado empresarial no puede innovar y nunca a sido esta afirmación tan falsa. Tendemos a confundir innovación con tecnologia o pensamos que cualquier cosa que hagamos tiene que estar de la mano de ésta y no es así. La tecnologia ayuda, es una herramienta pero en el mundo actual el consumidor busca experiencias extraordinarias sea cual sea el producto que demanda. Analicemos bien nuestro producto, valoremos nuestro mercado y hagamos el esfuerzo de mirar el producto desde el mercado y no el mercado desde el producto. Pronto veremos la diferencia y le daremos la razón a Jack Welsh

viernes, 9 de marzo de 2018

La actitud hace la diferencia


En la sociedad actual cada vez es más claro que el éxito empresarial no está estrictamente ligado al éxito económico pura y simplemente, aunque es claro que el empresario asume un riesgo y por tanto desea obtener una rentabilidad del mismo y un reconocimiento social que en muchos casos lo da el capítulo económico. A pesar de ello cada vez más la empresa se esta convirtiendo en una herramienta social y está siendo considerada como tal.


Cuando la gente se asocia por el dinero: un concepto interiorizado en el común de la sociedad, sólo se atraen personas cuya meta es ser ricos, y la sociedad lo percibe. Por el contrario, si consideramos a la empresa como un “servicio social” y el empresario asume la actitud de “servidor público” generador de trabajo y riqueza, a través de negocios basados en conocimiento e innovación; ésta visión de la empresa cambia el sentido del proyecto de vida del propio empresario, que descubre una sociedad que ahora lo percibe como un “bien social” merecedor de protección, estímulo y respeto.

 Esta actitud innovadora resulta tanto del aprendizaje colectivo como de la cooperación. Y marca la diferencia, porque las “empresas del conocimiento” y situadas en el entorno del conocimiento no se crean sólo para hacer dinero. Estan fundamentadas en la obtención de un beneficio que haga crecer a la sociedad en su conjunto y por esto la actitud es un factor fundamental en el desarrollo de la innovación y de la generación de nuevas actividades empresariales y modelos de negocio novedosos. 

sábado, 17 de febrero de 2018


7 Pasos fundamentales para un plan de negocio

Para emprender un negocio exitoso no basta con buenas intenciones, hay que tener una guía, o sea, un buen plan de negocios.
“Uno de los errores más frecuentes de los emprendedores al iniciar su negocio es que no tienen por escrito cuáles son sus objetivos, en qué consiste la empresa y no vislumbrar resultados alcanzables”,
Para ello se proponen 7 pasos para hacerlo, aunque éstos pueden ajustarse según la complejidad de cada unidad de negocio.

1. Descripción del negocio
Es la información básica de la empresa y debe incluir su visión corporativa, quién eres, qué ofrecerás, qué necesidades de mercado intentarás satisfacer y por qué es viable tu idea comercial.

2. Nichos de Mercado Deseados
Es una de las partes más importantes y debe tomar en cuenta el tamaño actual y las tendencias del mercado. Una vez que el nicho esté definido, descríbelo mediante la geografía, la dimensión de la empresa, la organización del negocio, el estilo de vida, el género, la edad, la ocupación y demás características necesarias para retratar a las empresas o consumidores que probablemente compren tu producto o utilicen tu servicio.

3. Posicionamiento del negocio
Esto constituye la identidad de la empresa en el mercado: es la forma en que deseas que el mercado y la competencia perciban tu producto o servicio.
La página , recomienda responder estas preguntas: ¿Qué hace que tu producto o servicio sea único?, ¿qué necesidades del cliente cubre?, ¿cómo deseas que la gente perciba los productos o servicios? y ¿cómo se posiciona la competencia?

4. Competencia
Esta indica si los productos y servicios son adecuados para el entorno competitivo. Si la incluyes, demostrarás que entiendes la industria y estás preparado para hacer frente a algunos de los obstáculos que encontrará la empresa. Describe brevemente las principales compañías de la competencia. Las evaluaciones deben incluir comentarios sobre los modos en que éstas satisfacen y no las necesidades de los clientes. Explica por qué piensas que tu empresa puede obtener una participación del mercado.

5. Costo de producción y desarrollo
En esta parte el presupuesto entra en acción. Deberá incluir el costo del diseño del prototipo y los gastos de su producción en el caso de productos. En cuanto a servicios, debe llevar los gastos de consultoría, capacitación, preparación de material, etc. Asegúrate de incluir la mano de obra. Cuando planifiques los costos, da un plan de contingencia que mencione qué ocurriría si hubiera problemas como retrasos, dificultades para cumplir con los estándares de la empresa, errores, etc.

6. Ventas y Marketing
Describe tanto la estrategia como las tácticas que emplearás para lograr que los clientes compren tus productos o servicios. Las ventas y la comercialización son los eslabones débiles de muchos planes de negocios, de modo que es importante que les dediques todo el tiempo que sea necesario.
Una sección sobre ventas y comercialización sólidamente preparada puede servirte como hoja de ruta. También les asegura a los posibles inversores que tienes un plan viable y los recursos necesarios para promover y vender tus productos y servicios.

7. Fortalezas gerenciales
Un buen equipo gerencial es capaz de tomar una idea, aunque sea mediocre, y hacerla volar. Este apartado del plan de negocios se refiere a la dirección de la empresa que debe mostrar claramente que el equipo que formaste o formarás, es un equipo ganador. Es esencial que cada integrante tenga el talento y la experiencia pertinentes al negocio.
Recuerda que aunque al principio creas que elaborar este plan es una pérdida de tiempo, “hacerlo te permitirá direccionar correctamente tu negocio y te facilitara la realización del mismo.
Publicado por www.inpulsa.eu

miércoles, 31 de enero de 2018



5 sospechosos habituales en un plan financiero

Cuando revisamos el Plan Financiero de otros proyectos, los detectamos enseguida. Pero cuando hacemos el nuestro, es fácil caer en ellos… son 5 errores típicos en la elaboración de un Plan Financiero que hacen sospechar al inversor sobre la rigurosidad del mismo, y, por tanto, sobre el proyecto.  
1.- Ventas que no crecen a un ritmo normal                                                                                                Prever unas ventas altas desde el principio, con mucha incorporación de clientes o de captación  de cuota de mercado es peligroso. Hay que explicar la razón y ser prudente. Una parte del negocio nos lo financian las ventas a través del margen bruto que dejan en la empresa, y por tanto, si las ventas no se producen, necesitaremos financiación alternativa, y eso lo sabremos cuando ya sea demasiado tarde.

2. Clientes espontáneos

Simplemente, no existen: el cliente también tiene su coste de adquisición. Esto es especialmente palpable en negocios web, para los cuales existen ratios contrastados, pero en realidad aplica a todos los negocios. Hay que comprobar que el número de clientes que decimos que vamos a ganar cada mes está en sintonía con las acciones y el gasto de hacemos para conseguirlos y que tenemos presupuestado.
3. Financiación gratuita
La financiación tiene un coste, y no sólo cuando devenga intereses. Es importante que el Plan Financiero prevea: a) los recursos que va a dedicar la empresa a obtenerla (y esto incluye viajes, servicios de profesionales – fijos o variables-, tiempo del equipo…), b) los intereses generados por los préstamos obtenidos (% y periodicidad), y c) la devolución de capital exigida.
4. Ni tanto, ni tan calvo
Por lo que se refiere a los gastos, tan extraño es un plan financiero que sólo contiene grandes partidas como uno que prevé absolutamente todo hasta los sellos de correo.  Disponer de un buen esquema con los niveles de detalle adecuados y utilizar agrupaciones es muy útil.
5. Entorno sin impuestos

Esta es una hipótesis  habitual en los ejercicios prácticos de las clases de finanzas pero, desafortunadamente, jamás se corresponde con la realidad. Normalmente nos olvidamos de los impuestos y estos deben aparecer siempre.
@lluisgodayolgen  @INpulsaempresa